ASMA



ASMA

El asma es una enfermedad inflamatoria de la mucosa bronquial.
Al producirse esta inflamación aparecen:

  • • Tos

  • • Silbidos en el pecho (sibilancias)

  • • Expectoración (flemas)

  • • Sensación de ahogo u opresión de pecho.

  • • Fatiga





  • Suele cursar en crisis, durando esta inflamación unos días y cediendo, o bien cursar con inflamación y agudizaciones ocasionales más intensas. El origen del asma es la inflamación producida por la alergia a productos conocidos (alergenos ambientales) o desconocidos, teniendo importancia el factor genético.

    Sobre esta inflamación actúan otros mecanismos de empeoramiento:

  • • Infecciones de vías respiratorias.

  • • Olores fuertes

  • • Químicos volátiles.

  • • Cigarro.

  • • Cambios bruscos de temperatura

  • • Esfuerzo

  • • Estres

  • • Reflujo gastroesofágico

  • • Algunos medicamentos.


  • La evolución esperada es hacia el control en un gran porcentaje de los pacientes, dependiendo de la edad, severidad de la enfermedad y recursos con los que se cuente pero sobre todo del apego al tratamiento por parte del paciente y la confianza en su médico.





    El asma es una enfermedad inflamatoria de la mucosa bronquial.
    Al producirse esta inflamación aparecen:

  • • Tos

  • • Silbidos en el pecho (sibilancias)

  • • Expectoración (flemas)

  • • Sensación de ahogo u opresión de pecho.

  • • Fatiga




  • Suele cursar en crisis, durando esta inflamación unos días y cediendo, o bien cursar con inflamación y agudizaciones ocasionales más intensas. El origen del asma es la inflamación producida por la alergia a productos conocidos (alergenos ambientales) o desconocidos, teniendo importancia el factor genético.

    Sobre esta inflamación actúan otros mecanismos de empeoramiento:

  • • Infecciones de vías respiratorias.

  • • Olores fuertes

  • • Químicos volátiles.

  • • Cigarro.

  • • Cambios bruscos de temperatura

  • • Esfuerzo

  • • Estres

  • • Reflujo gastroesofágico

  • • Algunos medicamentos.


  • La evolución esperada es hacia el control en un gran porcentaje de los pacientes, dependiendo de la edad, severidad de la enfermedad y recursos con los que se cuente pero sobre todo del apego al tratamiento por parte del paciente y la confianza en su médico.